Usamos cookies para darte la mejor experiencia y personalización de usuario en nuestro sitio y en sitios de terceros. Al seguir navegando en nuestro sitio web, autorizas nuestro uso de cookies. Para obtener más información, consulta nuestra Política de cookies

Ejercicios aeróbicos para la piscina

Por: - 20 septiembre, 2019
Compartir


Ejercitar tus músculos puede ser muy divertido ¿cómo? ¡en el agua!

Ya sea que estés en el gimnasio o de vacaciones, conoce algunos ejercicios para piscina que puedes practicar solo o en compañía de tus amigos ¡no lo dudes más! esta divertida y refrescante actividad es una excelente opción para salir de tus ejercicios de rutina.

¡Ponte el traje!

Practicar ejercicios acuáticos no tiene mayor complicación que conseguir una piscina, sí, suena difícil pero actualmente existen clubs deportivos o centros comunitarios donde puedes tener acceso a una gratis o a bajo costo.

Por otra parte, si sales de vacaciones puedes aprovechar la alberca del hotel para no pausar tus entrenamientos.

Ya tienes la piscina ¿qué más necesitas? considera usar ropa de baño adecuada para actividades acuáticas, ya que utilizar prendas como camisetas o shorts del día a día podría limitar tu movilidad, además de que podría dañarse por los químicos de la alberca y por último un tubo de esponja para nadar.

Los ejercicios de aquaerobics son muy sencillos, por lo que cualquier miembro de tu familia puede realizarlos, así es, estas actividades son aptas para el miembro más pequeño de la familia hasta el más grande.

¡Al agua!

Ahora estás listo para comenzar con tu entrenamiento, lo primero que debes hacer es dirigirte a la parte profunda de la piscina, el agua debe llegar a la altura del pecho.

3 minutos por ejercicio, 20 segundos de descanso entre ejercicios.

  • Corre en el agua. Simula el movimiento de trotar moviendo los brazos y las rodillas; este ejercicio es estático por lo que debes mantenerte en tu lugar.
  • Saltos. Realiza pequeños brincos continuos manteniéndote en tu posición, trata de no desplazarte.
  • Tijeras. Coloca la esponja entre tus piernas y mueve primero un pie hacia el lado derecho, regrésalo a su lugar y realiza el movimiento con el pie izquierdo.
  • Rodillas al pecho. Con movimientos definidos sube primero una rodilla al pecho, regrésala a su lugar y realiza el movimiento con la pierna contraria.
  • Bicicleta. Coloca nuevamente la esponja entre tus piernas e imita el movimiento de pedalear, la esponja te ayudará a mantener el equilibrio.
  • Patadas en el agua. Debes aparentar que estás pateando un objeto, haz el movimiento alternando tus piernas.

No dejes pasar la oportunidad de hacer estos ejercicios, es muy sencillo y seguramente disfrutarás practicarlos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *